Maravillosa criatura

capucha

Charlie era un tipo tranquilo, casi una sombra de persona. Siempre se cubría la cara con la capucha de su sudadera, incluso en verano, y apenas hablaba. Con todo, no podía evitar que le mirasen ya que de su mejilla derecha colgaba, flácido y pendulante, un tentáculo.

Por educación nadie en la oficina le había preguntado qué hacía aquella protuberancia de unos seis centímetros en su cara. Hacía bien su trabajo y no nos inmiscuíamos en su vida. O puede que sintiésemos miedo.

Una vez, Alice se acercó a él con un bote de pomada. Se lo ofreció y se alejó, sin decir una palabra, dándole un alentador apretón en el hombro. Todos apartamos la mirada, tensos. No queríamos ver la cara del pobre diablo si se sentía ofendido. O puede que sintiésemos miedo. Sigue leyendo “Maravillosa criatura”

Dioses en miNatura

Pues resulta que me han vuelto a publicar en miNatura, y yo feliz como una perdiz. Tal que así:

Sé que la ultima vez provoqué epilepsias con las batamantas #noregrets #sorrynotsorry

Este mes el tema de la revista es el paleocontacto y he de reconocer que no tenía ni idea de qué era tuve que investigar un poco.

Al final escribí un microcuento titulado Dioses que está inspirado por algo que leí hace tiempo sobre un supuesto alienígena encontrado en Brasil.

Si queréis leerlo, lo encontrareis en la página 89 de la revista.

¡Espero vuestras opiniones!

 

Miércoles

gotero

 

Le dolía todo el cuerpo. Tenía rota una pierna y varias costillas. Los cortes y magulladuras se esparcían estratégicamente para que cualquier postura le resultase incómoda. Pero el dolor era bueno. El dolor pasaría en unas semanas y remitía cada vez que le daban una pastilla. Los recuerdos, por el contrario, embestían sin piedad y convertían en gritos desesperados las palabras del doctor Rabbit.

—     Hemos sido muy comprensivos durante estos días, Claudia —dijo quitándose las gafas y frotándose los ojos con el pulgar y el índice de la mano izquierda—. Entendemos que no haya querido hablar, pero va siendo hora de que responda a nuestras preguntas. Por seguridad. Sigue leyendo “Miércoles”

Susto o muerte

ruso tatuado

 

Desperté y un ruso tatuado estaba allí. Parpadeé pensando –deseando- que el cóctel de Ginebra y Noctamid me estuviese jugando una mala pasada. Otra vez. Pero, sin darme tiempo a girarme y seguir durmiendo, mi alucinación comenzó a hablar con un perfecto acento inglés. Era un sonido pastoso que me llegaba lejano y se hundía en los algodones de mi cerebro.

—     Buenos días, señor… ehh… Green —dijo el ruso, leyendo el pasaporte que solía estar en la caja fuerte—. Hoy es su día de suerte. Sigue leyendo “Susto o muerte”

Una historia, por favor

 

candel-tree

 

31 de octubre, ¡Halloween!

Me podréis decir que esta tradición no es nuestra (aunque parece ser que en Asturias y en Galicia, como buenos celtas, ya celebrábamos el Samaín antes de que Hollywood lo hiciera guay), que es una fiesta consumista (no como la Navidad,  San Valentín,  los cumpleaños, los santos… ¡Ah no, espera! ), que no pensáis disfrazaros por estas fechas en la vida (me lo repetís dentro de tres años)… Me podréis decir lo que queráis pero no me podréis negar que esperabais con ansia esto, y no sólo cuando erais críos. Sigue leyendo “Una historia, por favor”