MeetMe

meetme

a

<<La vida no es fácil. Ténganlo siempre presente. Si no, los devorará. Hemos intentado crear un mundo acolchado en el que soltar a nuestros hijos y eso nos ha llevado a que las nuevas generaciones no tengan herramientas con las que afrontar las adversidades, a que sean inútiles. El resto de animales saben que sólo sobrevive el más fuerte y por eso concentran sus esfuerzos en sacar a esos elegidos adelante. De otra manera ninguno lo conseguiría. El ser humano se ha domesticado en un mundo que está en guerra constante. Cuando explico mis propuestas pro-vida hablan de monstruosidad y atentado contra los derechos humanos, pero, ¿es acaso mejor o más piadoso, ver cómo condenamos a nuestros hijos a una lucha que tienen perdida de antemano? Saber que traeremos al mundo a un ciudadano que no entrará en los estándares del nuevo mercado laboral, que se verá condenado a una vida de pobreza crónica y que traerá al mundo a más niños que repetirán un ciclo infinito,  ¿no es eso cruel?>>

a

—     ¿Quién es ese loco que habla? —dijo Carmen mientras rellenaba su formulario.

—     Esteban nosequé creo que se llama, dice que se presentará a las generales —contestó la mujer al otro lado del mostrador meneando la cabeza.

—     Está más loco de lo que parece si cree que le va a votar alguien. ¡Pro-vida, dice! ¡Por favor! ¿Cómo vamos a abortar niños sólo porque un genetista diga que no llegarán a ser directivos de una empresa?—Carmen quería alargar aquella charla lo máximo posible. Sabía que si le caía en gracia a esa mujer pondría su expediente algo más arriba en la pila.

—     ¿Verdad? No sé ni cómo le dejan hablar en la radio. Ayer decía no sé qué de los peligros de Internet, lo de hoy ya es de remate —la mujer comprobó que no había dejado nada en blanco— Muy bien, siéntese ahí y espere a su entrevista.

Carmen se sentó al lado de una chica rubia muy maquillada enfrascada en una conversación de WhatsApp. “Mierda” pensó al instante. Para animarse recordó una por una las respuestas que había escrito hacía un momento. Eran cortas e ingeniosas. Sólo una era algo más profunda, demostrando así su sentido común y su interés por el compromiso.

Había seguido todos los pasos que los expertos recomendaban, los consejos de blogueros influyentes, todos esos 10 maneras de… Esta vez tenía que conseguirlo. Estaba harta de dar tumbos y ya tenía una edad. “¡Dios! ¿He puesto mi verdadera fecha de nacimiento? Creo que sí…” Sabía que era lo primero que comprobaban. Si engañabas en algún dato… ¡Pero no! Esta vez saldría bien.

La puerta de la calle se abrió dejando a Carmen anonadada.

—     ¿Vanesa? —dijo en un tono de voz lo suficientemente alto para que la aludida se girase y se ruborizase.

—     Carmen… ¡vaya! —dijo sin ningún sentimiento, escrutando la sala en busca de más conocidos.

—     ¿Cómo tú por aquí? —No pudo ocultar su sonrisa, sabía bien del estilo de vida de altos vuelos del que presumía su amiga.

—     Bueno, te vas a reír…

La explicación de Vanesa se vio interrumpida por la furiosa entrada de un hombre que de dos zancadas se colocó en el mostrador.

—     ¡Quiero hablar con el gerente de inmediato!

—     ¿Qué ocurre, señor? —dijo la recepcionista sin dejar de sonreír.

—     ¡He sido estafado! ¡Quiero que me devuelvan mi dinero!

—     Tranquilícese, espere un segundo mientras busco al supervisor de zona para que le atienda.

La recepcionista desapareció tras una puerta y el hombre se sentó con las tres mujeres. Durante unos minutos estuvo soltando improperios y moviendo compulsivamente una pierna hasta que dijo:

—     ¡Un cinco! Me han enviado un cinco, ¿te lo puedes creer?

La rubia a la que iba dirigida la pregunta siguió mirando su móvil mientras se cambiaba de asiento así que al hombre no le quedó otra que mirar inquisitivamente a Carmen y pasarle la cuestión  a ella. “¡Típico! Me quedo con las sobras de la maciza” pensó y se limitó a asentir amablemente.

—     Yo soy un siete y pedí expresamente que nada por debajo de ese número —continuaba.

—     Un error de novato… —murmuró Carmen.

—     ¿Perdona?

—     Sí —dijo con más confianza—.  ¿Has pasado las entrevistas en inglés o alemán?

—     Bueno, sí… Mi inglés es un poco forzado, pero ¡tengo un máster!

—     ¡Olvídate de sietes y ochos hasta que no seas bilingüe, cariño! —dijo Carmen dándole unas palmaditas en la rodilla.

—     ¿Sietes y ochos? —quiso saber Vanesa—. Pensé que rellenabas tus datos y ya está.

Carmen se crecía por momentos, le encantaba su nuevo estatus.

—     ¡Para nada! ¡Imagínate! —dijo dándole un codazo al hombre— Esto funciona por niveles, como todo. No querrás acabar casada con algún bicho raro, ¿verdad?

—     Bueno, se supone que buscan compatibilidades… Yo quiero alguien que me haga reír.

—     ¡Ja! Cariño, después de veinte citas con idiotas que te hagan reír y que vivan con su madre lo entenderás.

—     ¡O que no sepan quién es el actual Presidente del Gobierno! —apuntilló el hombre.

—     O hablen de sus ex sin parar.

—     O tengan hijos.

—     O sean feos como un dolor.

—     A un amigo mío lo emparejaron con una mujer estéril y había dejado muy claro que quería familia, ¿no es de locos?

—     Totalmente de acuerdo. Con los nuevos formularios ya no pasan esas cosas. A mí una vez un tío…

a

a

<<Miramos a nuestros bebes y queremos darles lo mejor. Una vida plena. Queremos que sean médicos, ingenieros. Que sean más, que sean mejores, pero no aceptamos la realidad: No todos lo conseguirán, no hay suficientes recursos. ¿Debemos gastar un dinero que no tenemos en crear más hambre y miseria? Yo propongo acabar con esas injusticias. Propongo que nos comportemos de forma madura y responsable. Impidamos que los débiles sufran. Mírenme a los ojos y díganme que desean ser los padres de ese hombre que pide en el metro o de esa cocainómana que se prostituye en el parque. No. Todos quieren un mundo mejor. Y yo se lo voy a dar>>

a

a

a

Relato inspirado por el grupo de escritura de facebook Crash Text Dummies

Anuncios

10 comentarios sobre “MeetMe

  1. No sé si meterlo en ciencia ficción o qué, pero si seguimos así, esta situación podrá darse en breve… Me he quedado con ganas de saber más sobre los personajes, muy buen relato Iracunda. Felicidades.

    1. Gracias Wolfdux! He de decir que tenía (y tengo) mis dudas sobre el relato. No sabía si se entendería y me pilló en pleno bloqueo creativo de estos que piensas que todo lo que escribes es una mierda así que me alegra mucho que te guste!!!

  2. Que relato más extraño…. me ha gustado y me ha gustado mucho, pero me ha dejado totalmente descolocada. Quizás es porque me esperaba algo más Sci-fi, no se, pero la primera vez que lo leí me dejó con la sensación de haberme perdido algo.
    Con una segunda lectura me ha removido algo por dentro… no se cómo explicarlo. Como te ha dicho Wolfdux es algo que puede darse en no mucho tiempo. Incluso me he visto a mi misma rellenando uno de esos formularios y pensando ¿no llego al cinco?.
    Es una de esas historias con una muy buena base, pero buena de verdad, de esas que coges y puedes hacer con ellas lo que quieras (desde crítica social hasta el mas puro sci-fi en un mundo distópico). Es una de esas historias que te duele no haber escrito tu… Tienes un gran diamante, Iracunda, dale caña y enséñanos algo más de tu visión.

  3. Yo si te voy a dar un zappe. ¡No se vale! Tienes una habilidad barbara de generar escenarios y situaciones, me vas adentrando y de repente me cortas.

    ¡NO ES JUSTO! exijo una revision jajaja

    Pero al final no me dejas indiferente. Otro gran acierto.

    1. Jajajaja
      ¡Muchas gracias José! Si te sirve de consuelo, puedes leer algo mas de ese loco megalómano en “Esteban Pérez ha muerto” (te pondría link pero estoy con el móvil y ni idea de cómo se hace desde aquí)
      Un abrazo!!

  4. Pues tambien yo me quedo aqui enojado por que se acabo el relato. Pero me tranquilizo por que tengo esperanzas de que lo sigas. Los personajes me parecen bien retratados y me gustaria saber si al sujeto le devolveran su dinero y la historia de Vanessa.
    En resumen: buen relato.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s