Detrás de la máscara.

Jake miraba a su alrededor. Estaba en una casa extraña, rodeado de gente disfrazada que no conocía. Al principio le pareció una buena idea colarse en una fiesta de disfraces pero ahora se sentía incómodo allí. Harry siempre le retaba a cosas así porque sabía el pánico que tenía a socializar. Pensó que sería una forma de cerrarle la boca.  Le habían ofrecido bebida y la había rechazado dos veces. No podía tomar alcohol por la medicación de sus migrañas. Al tercer ofrecimiento aceptó, después de todo hacía mucho que no le dolía la cabeza y no quería ser el raro allí.

Mientras pensaba en la cara que pondría Harry cuando le contara su travesura, vio por el rabillo del ojo como se le acercaba una mujer. Empezó a sudar.  Intentó tontamente mirar hacia otro lado, como si eso evitase que le fuese a ver. Ella se paró frente a él y se le quedó mirando.

–          Hola –dijo por fin–. Me llamo Carol.

Jake se giró y sonrió.

–          Hola. Yo soy Jake.

–          ¿Eres amigo de Julie?, no me suenas.

–          Sí, sí, trabajamos juntos. –mintió Jake.

–          ¿En serio?

–          Ajá

–          Vaya pues qué raro –dijo Carol con una sonrisa pícara-, porque la que da la fiesta es Emma y está en el paro…

Se quedó primero pálido y luego empezó a sonrojarse. Quiso disculparse y salir corriendo, pero no podía moverse y de su boca solo salían medias palabras que no sonaban a ningún idioma conocido.

–          Tranquilo,  no eres el primero que se cuela en una de sus fiestas.  Por lo menos tú no intentas robar nada ¿verdad?

–          Claro que no –dijo casi en un alarido-. Yo sólo quería… Verás, le prometí a mi amigo Harry que haría algo así…

Era la frase más larga que  había intercambiado con una mujer en mucho tiempo, no era elocuente ni graciosa pero se sentía orgulloso de sí mismo. Y ya no podía parar.

–          Verás, conozco a Harry desde hace diez años. Estuvo a mi lado cuando mis padres murieron. No han sido unos años muy buenos, por lo de mis migrañas y eso…–Lo dijo a tal velocidad que parecía que había pronunciado una palabra muy larga.

–          Vaya, ¡más despacio! –dijo Carol riéndose.

Tenía una risa preciosa.

–           Lo siento, es que no se me da bien esto.

–          ¿Mantener una conversación?

–          Si

Carol volvió a reírse. “Algunos hombres matarían por oírla reír”, pensó.

–          Eres un encanto –dijo Carol ladeando la cabeza-. Voy a por otra copa, ¿te apetece?

–          Sí, gracias.

Aprovechó ese momento para llamar a Harry. Saltó el buzón de voz y le dejó un mensaje:

–          Escucha Harry, estoy en una fiesta de disfraces –dijo sin poder contener la risa-. Me he colado tío.  Y he conocido a una chica…

En ese momento lo vio. Lo reconoció al instante. Hacía diez años que soñaba con él. Iba disfrazado con una especie de traje anti radiación y una máscara de gas. El cabrón iba vestido como la última vez que lo vio, apuñalando a sus padres.

–          …mierda Harry, es él, está aquí –chilló-. Llama a la policía que vengan al… 985 de la calle Apricot… -y colgó.máscara-de-gas

Después de hacerlo se dio cuenta que era una tontería. “Sólo es un tío con un disfraz”, se dijo. Pero el tipo seguía mirándole detrás de la máscara, inmóvil.

Jake se abrió paso hasta él a través de la gente y cuando le quedaba un metro para cogerle, el enmascarado se dio la vuelta y entró en la cocina. Dentro sólo estaban Carol y una amiga, pero la puerta que daba al jardín estaba abierta. Siguió tras él.

Le encontró sentado en una silla de plástico.

–          ¡Quítate la máscara, sé que eres tú!

El hombre se la quitó lentamente. No sabía que esperaba descubrir. A un tío borracho que no supiera de lo que le hablaba, quizás.

–          ¿Harry? –dijo y luego todo se volvió oscuro.

Oyó varias voces mientras estaba inconsciente. Solo reconoció dos: La de Carol, “¿Pero entonces la camisa de fuerza…?”; y la del Dr. Smith diciendo algo sobre un mensaje de voz en su teléfono: “Ha robado el móvil de mi enfermera…”, “…cuando está medicado no, y veo que ha bebido…”, “…amigo imaginario, un tal Harry…”, “…un alter ego disfrazado con una máscara de gas…”, “…negando así el hecho de haber matado a sus padres…”.

–          Déjame explicárselo…  -y Jake siguió soñando con máscaras.

Anuncios

4 comentarios sobre “Detrás de la máscara.

  1. Dicen que a la tercera va la vencida y, realmente, creo que es una verdad como un templo. Sin darme tiempo a poder participar en el último taller de literautas, leí algunos de los autores que normalmente sigo o empiezo a seguir y es que ya con este tercero te has ganado un “wow” soberbio. No pensé para nada en absoluto en el final, pero eso no es solo lo mejor, sino también la construcción del texto. Las conversaciones entre los dos no son nada forzadas y se puede ver perfectamente el nerviosismo del protagonista hasta las últimas líneas del relato. Tremendo, sin más palabras.

    ¡Un abrazo y felicidades!

  2. Muchas gracias otra vez. Ya me extrañaba no encontrar tu relato entre los de este mes… para el próximo será :D.
    Por cierto, si hay algo en cualquiera de los textos que publique que no te guste o no te encaje dímelo con total confianza. ¡Que para eso está el blog!
    Un abrazo para tí también.

  3. ¡Vaya! Gran relato. Comienza siendo cercano y entrañable. Sientes en carne propia la emoción de Jake. Luego todo se vuelve angustioso y opresivo.

    Lo único que cambiaría (pero es simplemente por gusto personal) son los nombres de los personajes. Tratándose de una historia que podría suceder en cualquier lugar soy más amigo de los nombres españoles. Creo que hacen el relato más cercano. Pero ya te digo que es una cuestión de gusto personal 🙂

    Por lo demás, el relato es genial Te felicito.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s